Páginas vistas en total

viernes, 17 de octubre de 2014

Pedro Shimose se ocupa de la luna, de perros y lobos que aullan y de vampiros chupasangre, y a la media luna y luna llena que brotaron del tripresidente (me gusta el vocablo puntualizando las 3 veces de Evo) y se acuerda de Mario Rueda Peña y el dilema brasileño entre Dilma y Aécio. muy apetitoso texto!

Hace poco, la Luna se acercó tanto a la Tierra que, en noches de plenilunio, parecía una luna de película. Tal fenómeno se llama perigeo. Es sabido que la luna llena afecta a las mareas, a las mujeres y a los chiflados. Sobre estos, Chesterton escribió una divertida novela titulada El poeta y los lunáticos y Robert Graves se dio el lujo de publicar La diosa blanca, un tomazo de aquí te espero sobre la Luna, musa de los poetas, que nada tiene que ver con yerbajos o raíces y hojas alucinógenas. 

Lo cierto es que la luna llena hace aullar a lobos y perros, pone en celo a gatas y gatos y fomenta la creencia en brujas, hombres lobo y vampiros chupasangre. La Luna ha inspirado a pintores, músicos y poetas, pero ¿qué poeta se atrevería hoy a escribir una oda a la Luna, después de que Armstrong y Aldrin la hollaran, hace 45 años? No obstante, la luna llena inspiró al trielecto presidente Evo. En plena euforia poselectoral proclamó: “Ya no hay media luna, sino luna llena”. El tripresidente no se refería a la luna llena del poeta cruceño Otero Reiche, sino a la media luna autonomista. (El Beni resiste, como si fuera la aldea gala de Astérix y Obélix, acosada por las legiones romanas).

Hasta donde sabemos, la oposición ha perdido y se bate en retirada. Como diría Sun Tzu, en boca del ministro estratega de la presidencia: al enemigo hay que derrotarlo sin disparar un solo tiro. Basta con conocer sus debilidades y comprarlo con promesas, sin darle nada a cambio. En la contienda electoral hay dos grandes perdedores: Juan sin Miedo y Jorge Tuto Quiroga, quien tendrá que tragarse su reloj, tal como prometió si “seis de diez cruceños votaban a Evo”. Juan sin Miedo no se tragará ningún reloj, pero ya se tragó su orgullo al renunciar a ser candidato del MSM en próximas justas electorales. 
A pesar del contundente 60% de votos, el tripresidente debería comprender que después de la luna llena viene la luna menguante. El gran baile empieza ahora, con las economías del grupo Brics de capa caída. A pesar de las predicciones de los yatiris de la Cepal, el BM y el FMI (Bolivia crecerá al 5%, dicen), el patriarca bíblico José, hijo de Jacob y Raquel, vendido por sus hermanos por un plato de lentejas, le sigue recordando al faraón que a la época de las vacas gordas le sucede la época de las vacas flacas. Entre nosotros, el sagaz Mario Rueda Peña nos avisa que los pronósticos sobre el triunfo de Evo deben hacerse dentro de una semana, después del balotaje en Brasil. ¿Dilma Rousseff o Aécio Neves? That is the question. 

domingo, 5 de octubre de 2014

Werner Guttentag me enseñaba las novedades literarias, cada vez que lo visitaba en su vetusto despacho de "Los Amigos del Libro", siempre en medio de libros de todos los autores, de todo tamaño y color. en una esquina dentro de una caja, "Diccionario Histórico de J.M.Barnadas" primorosamente editado. 120 dólares que no pude pagar, minutos antes había cancelado el importe por la internación de mis libros, 180 dólares a la Aduana. me quedó el nombre, y la curiosidad. Barnadas un gigante de las letras en Bolivia.

Andrés Eichmann (*)
Josep M. Barnadas fue un amigo entrañable. De carácter un poco áspero a veces, pero esto era muy fácil de pasar por alto. Y a menudo era de agradecer que tuviera ese carácter, porque en él formaba parte de un aspecto de su personalidad que sin duda es de lo más valioso: me refiero a su insobornabilidad. Esta era tal que lo hacía incapaz de decir algo que no estuviera perfectamente de acuerdo con lo que pensaba, así resultara molesto a quien estuviera enfrente, fuera poderoso o no. También era incapaz de callar algo que consideraba justo que se dijera.
Era muy enriquecedor conversar con él, al punto de que, en una época en la que tuve que viajar mucho, a menudo no cerraba el programa de vuelos hasta no tener claro cuándo podía encontrarme con él.
Pocas personas han aportado hazañas intelectuales tan increíbles como él. Ha echado luces sobre un auténtico aluvión de temas y personajes de la historia boliviana. Su “Diccionario Histórico de Bolivia” es un ejemplo que podríamos calificar de oceánico, que solo se puede explicar por la insuperable laboriosidad de J. M. Barnadas, y por su capacidad de coordinar a tantísimos bolivianistas de todo el mundo. Otra hazaña la constituyen los dos gruesos volúmenes de su “Bibliotheca Boliviana Antiqua”, en los que nos entregó nada menos que todo un pasado impreso (negado ad nauseam hasta su aparición) con casi 3.000 títulos del periodo colonial (1534-1825), sistematizado y “llave en mano”

Avances conceptuales
En lo relativo a avances conceptuales ha conseguido cambios de enfoque válidos no solamente para el pasado boliviano, sino para el pasado “tout court”. Su introducción a la mencionada Bibliotheca es un ejemplo, y lo es también el cuerpo de esa obra en tanto que exitosa prueba del programa conceptual fijado. Otros avances de ese tipo pueden verse en relación con otros tópicos, como es el caso de la crónica oficial de Indias, sobre la que escribió otro volumen.
Fue Josep quien dio el empujón decisivo para la fundación de la Sociedad Boliviana de Estudios Clásicos y los Encuentros internacionales que ésta lleva a cabo cada dos años.
En la línea de los estudios neolatinos también fue pionero, con su versión castellana de la voluminosa “Descriptio de Mojos del Padre Eder S.J.”, con la del “Perú de Pedro de la Gasca”, la de las cartas de Jan de Koninck a Athanasius Kircher, y con su “Ensayo Bibliográfico” sobre el Latín en Bolivia, en el que registra más de 300 escritos latinos que pertenecen al pasado de Bolivia.
Hace poco cayó en mis manos un libro suyo que merece, junto con tantos otros, los mejores elogios (y nuevas ediciones). Es el resultado del paciente acopio de datos sobre la vida y la obra del Padre Álvaro Alonso Barba. Añade algunos análisis de su Arte de los metales y muestra el impacto de Barba a lo largo del tiempo. Una joya que yo desconocía completamente. Espero seguir encontrándome con sorpresas parecidas. Uno de mis deseos es tener la obra completa de J. M. Barnadas. Ojalá tengamos la ocasión de encarar esto como un proyecto. Y ojalá (esto sería mucho más importante) pudiéramos organizar equipos de trabajo estables, que a mediano y largo plazo sean capaces de ofrecer la continuación (versiones cada vez más completas, además de actualizadas) de su Diccionario y de su “Bibliotheca Boliviana Antiqua”. Esto suele ocurrir en otros países que han sabido aprovechar el impulso inicial dado por pioneros y grandes visionarios, a cuya casta pertenece indudablemente J. M. Barnadas.

(*) El autor es especialista en literatura e historia hispanoamericana colonial.

viernes, 3 de octubre de 2014

se refiere al satélite y las 2.500 antenas, a una imprenta de 20 millones de dólares, al intento de reescribir la historia convirtiendo a Evo en nieto de Tupac Katari, a Paperbol, todo por la Revolución Aymara, y qué de la quéchua más numerosa?

Los candidatos masistas no necesitan hablar de su programa cultural porque la “revolución cultural” (más conocida como “proceso de cambio”) está en marcha desde hace años. De forma violenta, primero, y sutil, después, se va imponiendo la hegemonía aimara en una Bolivia cada vez más aimara y menos plurinacional.

** El Gobierno ya tiene “su” satélite “Túpac Katari” y una red de 2.500 antenas para que el área rural de todo el país tenga acceso a la red global, a través de los municipios dominados por el MAS. A esto, añádanse las computadoras que el Gobierno regala y el proyecto informático “Jaqi Aru” con programas en aimara (EL DEBER, 18.05.14). ¿Y por qué no en quechua, comunidad más numerosa que la aimara?

** El año pasado se omitió el himno cruceño y las banderas blanquiverdes flamearon junto a las wiphalas aimaras, en la plaza 24 de Septiembre. En la cumbre del G-77, de hace poco, se cambiaron los nombres cruceños por referentes andinos (Illimani, Franz Tamayo, etc.) y hace unos días, durante la misa de celebración del día de Santa Cruz, los masistas cruceños realizaron un acto paralelo en honor de la Pachamama y del dios Inti, con wiphalas incluidas y sahumerio de coca.

** El Gobierno está comprando por $us 20 millones (Bs 162,4 millones) “una imprenta ‘mediana lo suficientemente grande’ (sic) como para satisfacer las necesidades estatales de publicación (sic)” de 30.000, 40.000 o 50.000 ejemplares de textos escolares, periódicos, libros de historia, ensayo y ciencias sociales. Es un proyecto político dirigido desde la Vicepresidencia (La Razón, 19.12.2013). ¿Las editoriales privadas del país podrán competir con este macroproyecto estatal? El Gobierno del MAS rescribirá la historia de Bolivia a su regalado gusto. Así aprenderemos que “nuestro presidente Evo es el hijo, el nieto de Tomás Katari, de Túpac Katari”, como dijo García Linera en la entrega de obras en Sajpaya (La Prensa, 31.05.14) y que Víctor Paz fue traidor y lacayo de EEUU, según el ministro Quintana (La Razón, 30.09.14).

** El proyecto de la fábrica de papel (Papelbol) se ha reactivado gracias a un empréstito chino (¿de cuánto hablamos?), después de ser desechado por inversionistas brasileños. ¿Papelbol tiene algo que ver con el proyecto masista de monopolio editorial? ¿Por qué el Gobierno ha aprobado un decreto en el que se autoriza a sí mismo a importar celulosa para el funcionamiento de Papelbol? // Madrid, 03.10.2014
 

viernes, 26 de septiembre de 2014

Pedro Shimose nos entrega, al parecer el primero de sus textos sobre REVOLUCION CULTURAL, se refiere al proyecto indígena de crear un Estado Aimara y cita a los ideólogos que concibieron la idea que Felipe Mallku pretendió poner en práctica.

Mario Castro, a quien leo con interés y delectación, publicó un artículo titulado Un gran olvido de los candidatos (Página Siete, 15.09.14). El gran olvido de los candidatos es la propuesta cultural. Si se refiere a los partidos de oposición, su análisis es certero y oportuno. No lo es si se refiere al partido de Gobierno. El MAS nació como una “propuesta cultural” para cambiar el Estado de derecho por un Estado plurinacional potenciador de la nación aimara (10% de la población boliviana) en un país presuntamente “indio”, cambiando así la democracia representativa y sus instituciones por una “democracia originaria” (recuérdese el art. 7 de su programa inicial, en el que proclama su vocación de constituirse en partido único). 

El MAS no es otra cosa que una mutación del Ejército Guerrillero Túpac Katari (EGTK), que tenía como objetivo crear el “Estado aimara”, mediante una “revolución cultural” que –excepto el nombre– nada tiene que ver con Mao Tse Tung, como nada tiene que ver el Movimiento Al Socialismo con el socialismo. El MAS cita a Gramsci, pero sus fundamentos ideológicos y su metodología de lucha son más bien fascistas, por su raíz “nacional indigenista”, de índole racista (katarismo), corporativa (cocaleros, contrabandistas y mineros) y estatal-capitalista. Su ideología se sustenta en las tesis indigenistas radicales del vicepresidente-candidato Álvaro García Linera (léase la entrevista de Carlos Morales: García Linera: El EGTK tenía como opción crear el Estado aimara, EL DEBER, 09.03.2014), refrito de sus lecturas de los bolivianos Franz Tamayo (Creación de la pedagogía nacional, 1910) y Fausto Reinaga (La revolución india, 1970), y del peruano Luis E. Valcárcel (Tempestad en los Andes, 1928) (léase el artículo de Esteban Ticona Alejo, Congreso Internacional sobre Fausto Reinaga, La Razón, 30.08.2014). Estas ideas inspiran el filme de Jorge Sanjinés (La nación clandestina, 1989); el proyecto de Constitución de la Nación Aimara (2002) de Felipe ‘Mallku’ Quispe y los programas del Ministerio de Culturas y la Fundación del Banco Central. 

La revolución cultural katarista está en marcha desde antes de 2002 y se remonta a 1974. La ocupación andina de Chapare y de Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija fue el primer paso hacia la aimarización de Bolivia. El MAS supo aprovechar esta situación social para darle una expresión política. Así, el poder centralista andino mató dos pájaros de un tiro: 1) se quitó de encima al ‘lumpenproletariat’ creado por la llamada ‘relocalización’ minera y 2) palió los efectos generados por la desocupación y la explosión demográfica en la región andina, abriendo las compuertas a la migración masiva del campo a la ciudad y a países extranjeros. (Continuará)

viernes, 12 de septiembre de 2014

variados temas absorbe Pedro en su último texto.las contradicciones de nuestra"jatum llajta". sobre Mujeres Creando, de la letra del himno camba, de Carlos Valverde yla basura...

Mi profesor de Historia, don Adolfo Rodríguez Castedo, decía que los políticos bolivianos eran “individuos de moral acomodaticia” en un país donde todo está en venta, como en la Expoferia. Hay que admitir que, en estos años, las costumbres de las 36 naciones imaginarias (incluidas las del Tipnis, por supuesto) han cambiado para seguir igual. Vivimos en un país seguro, pero con miedo, donde la justicia –tuerta, coja y sorda– se mueve lenta, en silla de ruedas. Somos un país serio, aunque algo loquito; sin pobres, pero con mendigos; sin corruptos, pero con la moral en baja forma. Somos, sobre todo, una democracia con el hambre atrasada en la que, en plena campaña electoral, los candidatos de “moral acomodaticia” se acuestan con la oposición y por la mañana se despiertan en la cama del Movimiento Al Socialismo.

** A menudo, la reina de las amazonas de Mujeres Creando tensa el arco y lanza dardos envenenados. El otro día criticó la letra del Himno Nacional, pues hay versos del poeta José Ignacio de Sanjinés que, por lo visto, hieren la sensibilidad de esta Pentesilea boliviana, como aquellos que dicen: Esta tierra inocente y hermosa / que ha debido a Bolívar su nombre, / es la patria feliz donde el hombre / goza el bien de la dicha y la paz. La aguerrida amazona sostiene que este himno no es suyo, sino de los machotes, porque, según el himno, el Estado plurinacional “es la patria feliz donde el hombre”… puede denigrar, humillar, patear, sopapear, violar y hasta matar a las mujeres, consideradas seres inferiores que no gozan “el bien de la dicha y la paz”.

** En Santa Cruz, el que se queja es porque quiere. ¿De qué protesta, por ejemplo, don Marcelo Rivero Mercado? “Bajo el cielo más puro de América”, el tránsito funciona de maravilla y no hay atascos; los choferes no te pitan ni te gritan, ni te carajean, ni te contaminan con humo de gasolina y diésel; y “la ciudad que enamora” luce sus paredes impolutas y sus aceras libres de vendedores ambulantes y puestos de comida con efluvios de fritangas y meados, ¿de qué se queja este caballero?

Otro periodista, don Carlos Federico Valverde, se queja de puro gusto. Si da gloria ver las calles de Santa Cruz de la Sierra, sin bolsas de basura, papeles tirados por el suelo o restos de comida; y los grandes canales, sin palos, latas, bolsas de plástico y cartones. Y si usted puede caminar por la ciudad sin temor a ser raptada y violada o pateado, puñeteado, atracado y zurcido a balazos, díganme, ¿de qué se queja este hombre? // Madrid, 12.09.2014.
 

martes, 2 de septiembre de 2014

uno más. los premios para Gonzalo aumentan en número y categoría. su pluma de escritor se eleva a nivel continental, su talento incansable entre un título tras otro.


El escritor cochabambino obtuvo el galardón con la novela Siempre fuimos familia. El Grupo Editorial Kipus fue el organizador de este concurso
ADHEMAR MANJÓN - amanjon@eldeber.com.bo
Una historia de familia, de encuentros y desencuentros fue la ganadora de la primera versión del Premio Internacional de Novela Kipus; el autor fue el cochabambino Gonzalo Lema, que de esta manera, con su obra Siempre fuimos familia, obtuvo $us 20.000, monto estipulado desde que fue lanzada la convocatoria, en septiembre del año pasado, y que convirtió a este concurso, organizado por el Grupo Editorial Kipus, en el mejor pagado de Bolivia.
 El jurado, conformado por el periodista paceño Rubén Vargas Portugal, el ensayista y escritor cochabambino Luis Huáscar ‘Cachín’ Antezana y el escritor español Miguel Sánchez Ortiz, escogió de manera unánime la novela de Lema, que se presentó bajo el seudónimo de Perro Amarillo.
Origen de la novela
Lema, en contacto telefónico desde Cochabamba, dijo estar feliz con la obtención del premio, ya que es una recompensa al enorme trabajo que significa escribir una novela, la cual contiene retazos de su vida.  
 Siempre fuimos familia surgió en 1986, a partir de entonces el autor fue escribiendo y nutriéndose de diferentes temas para desarrollarla. “Tengo historias dentro de la novela que me han tomado más de 10 años. Por ejemplo, el capítulo de la visita de la mamá debe tener como siete años”, explicó Lema, que ya había ganado en 1999 el Premio Nacional Alfaguara de Novela, con La vida me duele sin vos.
Lema indicó que los pasajes en su libro iban cambiando cada vez que había reuniones familiares y tenía charlas con algunos parientes, por lo que le sería difícil para él precisar el tiempo que le tomó completarla. Aunque una vez tenía claro los temas tardó un año y medio en escribirla. 
La familia como apoyo
Siempre fuimos familia, en palabras de Lema, atiende las historias personales de los cinco miembros de una parentela, que se caracterizan por sus excentricidades, por su acomodo en la vida. “Yo atiendo cada una de estas vidas de manera cruzada, las entrelazo”, señaló Lema. 
La novela, a pesar de ser muy extensa, tiene una trama que se desarrolla en solo dos semanas y, si bien se contextualiza en Cochabamba, sus protagonistas tienen contacto con el principado de Mónaco, donde se vinculan con el matrimonio de la princesa Carolina; asimismo, aborda la dura época del narcotráfico boliviano en la época de los 80. “Cuento las historias personales de gente bastante infeliz y desdichada,y que -sin embargo- encuentran que la familia, al final de todas las batallas, es el aliciente, el soporte para vivir esas vidas”, concluyó Lema.
La entrega del premio y la publicación de Siempre fuimos familia se realizará la primera semana de noviembre, en el marco de la feria del libro de Cochabamba. 
A la competición internacional se presentaron 41 novelas, provenientes de 14 países de Sudamérica 

miércoles, 20 de agosto de 2014

el fragmento que muestro, es el último párrafo de una hermosa crónica, humana, conmovedora que escribe Alfonso Gumucio hijo, en homenaje a su padre constructor de la nacionalidad, gran colaborador de VPE, merituado técnico de la Revolución Nacional. el texto completo en www.bitacoramemoriosa.com


Durante el acto mi padre nos miraba a todos desde una fotografía que le tomó Julia Vargas en el Chapare, donde aparece con una barba patriarcal. A Carlos le llamó la atención que yo hubiera escogido esa foto hasta que le expliqué que en los últimos años de su vida mi padre, que había diseñado la estrategia de integración desde el Estado a través de las carreteras 1 y 4, acabó trabajando como contratista de alcantarillas en la empresa Bartos que fue la encargada de construir de la carretera hasta su inauguración en 1972. No sé si esa sola foto lo contiene, pero en todo caso expresa una etapa de su vida y lo hace de manera amable, más allá de todo lo que había sufrido pocos años antes: exilio, represión y prisión. 



_____________________________ 
En la gigantesca tarea que llevaste a cabo,
pusiste no solo pasión sino todo lo más noble
que puede tener un hombre.
—Víctor Paz Estenssoro