Páginas vistas en total

viernes, 23 de febrero de 2018

Juan José Toro Montoya desde Potosí escudriña la historia y pone su mirada en la obra de Teresa Gisbert la escritora e historiadora cuyo vacío será difícil de llenar, como ahora cuando se refiere a los primeros textos que aparecen allá por 1.600 de Diego de Ocaña. Veamos.

Estoy enfrascado en una investigación sobre la literatura potosina y apenas la semana anterior encontré esta joyita:
“De esta primera etapa (años 1540 a 1600) nada conservamos, fuera de referencias sueltas; por eso importa tanto la obra del jerónimo Diego de Ocaña, que ha llegado hasta nosotros en su integridad. La fecha de 1601 en que fue escrita es temprana no solo para la historia del teatro en el Alto Perú sino en el conjunto del teatro americano. Esta pieza coloca a Ocaña como contemporáneo de las figuras más preclaras de la literatura hispana como Cervantes, Góngora y Lope…”
Esas líneas hacen referencia a fray Diego de Ocaña que, encontrándose en Potosí en 1600, escribió la “Comedia de Nuestra Señora de Guadalupe y sus milagros”, una pieza que, como se ve, está considerada entre las precursoras de su género en nuestro continente.
Quien proporcionó esas referencias en un estudio introductorio a la obra de Ocaña fue Teresa Gisbert Carbonell, la arquitecta e historiadora que acaba de partir dejando tras de sí un legado difícil de igualar.
Como ya escribieron mejores plumas, Gisbert fue probablemente la primera mujer que se dedicó al estudio de la historia utilizando métodos científicos y, en virtud a ello, hizo hallazgos y publicó libros que se han convertido en referentes inexcusables a la hora de realizar investigaciones historiográficas.
Son muy raros los trabajos que no la incluyen como fuente. Tanto ella como su esposo, José de Mesa, se dedicaron no solo al estudio de la historia del arte americano sino al pasado de nuestro país. Su obra en conjunto se completó, y es actualizada permanentemente, por su hijo, el expresidente Carlos.
Pero doña Teresa brilló con luces propias y, por ello, grabó su nombre, individualmente, en el firmamento de los grandes historiadores bolivianos. El estudio introductorio al que hice referencia, y que está entre sus obras menos conocidas, es una insignificante muestra de lo mucho que hizo y del valor que tiene su legado.
Los potosinos le debemos mucho debido a que arrojó luces sobre las letras del periodo colonial con su Esquema de la literatura virreinal en Bolivia, publicada en 1968. Otro libro fundamental es  Holguín y la pintura virreinal en Bolivia, editada en 1977 con datos valiosos del mayor artista plástico que tuvo el país.
Por el tamaño de su aporte, por todo lo que encontró y puso al alcance de los investigadores que siguen sus pasos, Gisbert es de esos personajes insustituibles cuya ausencia es imposible de llenar. Hará falta, indudablemente, y, por ello, será permanentemente recordada.

martes, 20 de febrero de 2018

aportes para la biografía de Gamaniel Churata, gran escritor y poeta que vivió en Potosí, mi tierra natal.

Gamaniel Churata llegó a Potosí. huésped permanente del Convento franciscano fue notable cooperador del fraile José A. Zampa fundador de cientos de escuelas en todo el inmenso territorio boliviano y a quién vi de soslayo algunas veces que el franciscano visitaba a mi padre Bernardino Aira en nuestro domicilio de calle Bustillos esquina Ingavi. es que mi progenitor hacía de prestamista para algunos grupos religiosos de curas y monjas habida cuenta que por aquellos años los usureros hacían de las suyas y los bancos eran difíciles de alcanzar.

Zampa trajo a Churata de Arequipa donde estuvo ya relacionado con los franciscanos debido a sus habilidades como impresor, como componedor (el uso de la linotipo) y las incipientes impresoras y Churata eran experto en todas las fases de la imprenta incluyendo la encuadernación. el padre Zampa logró el apoyo de su congregación para hacerse de algunas máquinas y producir su material de papel para distribuirlo en los cientos de escuelas que ya estaban funcionando en Potosí.

el fundador de "las Escuelas de Cristo" necesitaba un taller donde editar los cuadernos cuadriculados en los que miles de niños aprenderían a escribir y de los libros elementales para poder leer, de modo que contar con alguién muy capaz en aquellas artes le era imprescindible. Churata intelectual y bien leído en materia religiosa y social (el tiempo de las grandes encíclicas papales y el ingreso de la Iglesia en lides socio-políticas era un hecho inconfundible) de modo que Zampa realizó las gestiones y se trajo consigo a este joven que le fue de tanta ayuda en Potosí, tanto para las Escuelas de Cristo y de paso para la literatura y la política social boliviana.

Churata publicó Gesta Bárbara el nombre de la revista que recogía los escritos de Churata dirigidos al área social, según las enseñanzas de la Iglesia y las publicaba sin más. los escritos de intelectuales bolivianos como los Viaña, los Medinacelli, Armando Alba y varios otros y los suyos propios encontraron lectores a granel. Gesta Bárbara tuvo gran éxito y no tardó en influir en las decisiones políticas de aquel entonces. Gamaniel Churata se hizo famoso y a causa del efecto que sus pensamiento venía cobrando dentro de los círculos políticos e intelectuales fue expulsado de Bolivia, aunque no tardó en regresar ya no a Potosí, sino a La Paz donde es posible no ejerciera como impresor, pero sí como poeta y escritor.

siendo responsable de la fundación del Banco Central para la Cultura y el Arte el periodista Alberto Bailey Gutiérrez encontró una mina de oro, en los aportes de Gesta Bárbara a la literatura boliviana, aunque se podría añadir a las letras latinoamericanas. Encontró que allí en la imprenta de los franciscanos se habían publicado libros de indudable valor y gracias a los recursos del BCB fueron reeditados varios de ellos que hoy enriquecen las bibliotecas de toda Bolivia. Los libros en su mayoría eran distribuidos como aportes culturales del Estado. en buena hora y gracias a la iniciativa, el empuje, la consagración de Bailey Gutiérrez que une a su condición de periodista la de notable estudioso de la historia, la política, el desarrollo social.

Ardo en deseos de llegarme hasta el Convento Franciscano en cuyo colegio contiguo al Templo estudié mis cursos de la primaria, junto a frailes y profesores de gran valía,escudriñar en sus archivos y talvez encontrar respuestas a lo formulado en este texto como eco a lo escrito por Homero Carvallo. Debe existir algo de la vieja imprenta y quizá algún ejemplar del trabajo ingente de Gamaniel Churata que hizo de todo, alentar a la producción literaria, corregir los manuscritos, trabajarlos en las cajas componedoras, imprimirlos, empastarlos y luego hacerlos circular. Sostengo que es mucho lo que le debe Bolivia a este peruano intelectual, sus ideas politico sociales compartidas con el religioso franciscano, no eran otras que el rico contenido de las encíclicas pontificias Rerum Novarum y Quadragessimo Anno que instauraron la doctrina social que daría nacimiento en muchos lugares a los partidos políticos que la asumieron como propia bajo diversas denominaciones como Partido Social Cristiano o Partido Demócrata Cristiano como fue el caso en Bolivia con Remo D` Natale, Benjamín Miguel, Vicente Mendoza, Luis Ossio, Jorge Agreda, José Bustamante Pérez, y otros.

Ardo en deseos de rebuscar en los archivos de la Fundación BCB las huella indelebles de Gesta Bárbara como publicación y como ente que en sus dos épocas logró para nuestra literatura y nuestra historia invalorables aportes que es necesario conocer y difundir.

Homero ofrece un texto que nos llamó la atención sobre Gamaniel Churata, Gesta Bárbara y los poemas del primero. en lo histórico, tenemos unos aportes que consideramos importantes por cuanto están publicados ya en este sitio, aunque conviene repetirlos en la nota que sigue a este valioso aporte del autor que reside en Bolivia. Vale.

Cuando era joven y vivía en la ciudad de La Paz, entre los amigos poetas y escritores circulaban nombres de algunos escritores de culto. Uno de los más recurrentes era el de Gamaliel Churata, seudónimo del escritor peruano Arturo Pablo Peralta Miranda (1897-1969), especialmente su poemario El pez de oro, publicada en la capital paceña en 1957, era muy difícil de encontrar, si acaso pudimos leer algunos poemas suyos en revistas literarias. Toda una revelación.
Si bien Churata nació en Arequipa, Perú, pronto su familia se estableció en Puno, donde se convirtió en uno de los líderes del movimiento cultural Orkopata que pretendía rescatar el espíritu andino para insuflar a la poesía de su esencia americana: “La literatura puede ser un camino revolucionario para rectificar los errores de la historia”, afirmaba Churata. En 1917 tuvo que exiliarse por sus idean políticas y se fue a radicar a Potosí, que vivía una efervescencia cultural que se manifestaría en el colectivo Gesta Bárbara (1918), del cual Churata fue de sus fundadores junto con Carlos Medinaceli, María Gutiérrez, Alberto, José Enrique Viaña, Armando Alba y otros intelectuales y artistas que publicaron una extraordinaria revista con el mismo nombre del grupo, esta publicación tuvo una vital importancia en la creación de la vanguardia literaria boliviana. Después de algunos años Churata retornó a Puno, pero en 1932 salió otra vez exiliado y esta vez se estableció en La Paz, para luego retornar a Perú en 1965.
Hace unas semanas, encontré en la librería de Peter Lewy, el libro Khirkhilas de la sirena, un poemario inédito de Churata en una edición de la investigadora Paola Mancosu, quien nos informa que Khirkhilas sería un neologismo de Khirkhi que es una composición poética acompañada de un charango hecho con la coraza del Khirkhinchu. Se trataría entonces de coplas o de canciones populares. 
“No te ve; / pero te llevo en mí/ tan en silencio/ que nutres mi silencio/. // Hacia las sombras/ las raíces distingo; / me aferra tu latido/ y bautiza mi lágrima// Sabrán al fin, / un día/ quién eres/ o qué fuiste// Las nubes se nutrieron / en tu ubre; / y hay cielos ya / que besos no lluevan/ de tu ubre”, nos dice en uno de sus poemas el acaso olvidado poeta que está siendo reivindicado en Bolivia como en el Perú, reeditando sus obras, publicando manuscritos inéditos, así como eruditos ensayos que buscan interpretar una obra necesaria en estos tiempos de descolonización, muchas veces solamente folclórica.

lunes, 23 de octubre de 2017

poema dedicado a JAIME HUMEREZ SELEME, que acaba de dejar este mundo. homenaje de su hermana Norah Humérez Commtois y que figura en su libro Alma Boliviana ditado en 2006

Homenaje al Periodista

Prístina la pluma, clara la mente.
el periodista trabaja infatigablemente
en su afan de informar, de conscientizar.
Pregoneros de la justicia, de libertad.
los periodistas ponen mente, cuerpo y al ma
al servicio de la Humanidad.

escriben crónicas sobre la via.
caminando con el pueblo.
paso a paso. cada noche. cada dia.

escriben crónicas sobre política.
despertando en sus conciudadanos
el deseo de participar.

preparan crónicas sobre la.
fruto de conflictos devastadores.
Tratando de promover la paz.
estos seres desinteresados se sirven de periódicos
radio, televisión. red internet para trasmitirnos su mensaje
de diálogo y de hermandad.

no vacilan jamás ante los retos.
estos profesionales arriesgados,
y realizan actos de heroismo
sin esperar retribución.

los periodistas observan la guerra.
desde horrorosas trincheras.
desde el cielo. desde el mar.
ayudándonos a comprender
la coyuntura de luchas fratricidas.

seres comprometidos son,
y a veces injustamente condenados.
a pesar de las cadenas inauditas
saben mantenerse erguidos
en el fondo de lúgubres prisiones.

personas reducidas al silencio.
por multifacéticas censuras.
saben afrontar abuso y dictadura.
en lo recóndito del alma y del corazón

perioddistas hombres y mujeres
de toda nacionalidad.
nacidos para pregonar la libertad.
os rindo mi sentido homenaje y os invito a continuar
al servicio de la Humanidad-

miércoles, 18 de octubre de 2017

de verdad que extranamos la presencia de Pedro en El Deber y otros medios donde solía escribir regularmente su columna. algún otro columnista Paulovich había tomado igual decisión por razones parecidas, pero luego, lo pensó mejor y hasta hoy, lleno de chispa y gracia criolla, sigue entregándonos sus textos. Ojalá Pedro se reponga y retorne a lo suyo, la rica, fresca y siempre aleccionadra prosa literaria.


Lo extrañamos, Pedro Shimose


Desde que se anunció que el laureado poeta, escritor y crítico literario Pedro Shimose Kawamura (77) dejaría de escribir en EL DEBER, después de una brillante estadía por motivos de salud, quienes lo apreciamos y admiramos hemos comenzado a extrañarlo.
Considerado como la voz portentosa de la lírica de vanguardia boliviana, Shimose ha trascendido nuestros llanos y laderas con obras monumentales, sobresale Quiero escribir pero me sale espuma (1972), que le valió el premio Casa de las Américas. El también narrador, ensayista y catedrático, es un hombre sencillo y carismático que supo instalarse en el parnaso con su estilo original y la flema heredada de sus ancestros. En 2011 legó al mundo intelectual Poetas del Oriente Boliviano, una antología que busca convertirse en otra lectura de la poesía escrita por los poetas cambas de hoy y de ayer, representantes de una nueva sensibilidad, de un nuevo modo de concebir el lenguaje y de un nuevo tratamiento de los temas de la poesía lírica inmersa en el amor, la soledad y la muerte.
El redescubrimiento de la naturaleza, la conquista de territorios ignotos, las patrias nuevas, la libertad, la justicia y las luchas sociales forman parte de su estro creador.
En el campo lingüístico es un purista impenitente que se opone a desnaturalizar nuestro idioma cervantino. Con una mirada de fina ironía escribió un ensayo titulado Elogio de la lectura, que representa un canto sublime a las nuevas generaciones, para que no tropiecen con los gazapos y depuren todo lo que busca contaminar las reglas de ortografía y gramática. Afirma: “Esta generación de internautas te mira como si fueras un dinosaurio que habla de libros y bibliotecas en vez de playstation, blogs o chats”.
Es admirable su búsqueda a partir del excelso Raúl Otero Reich, de una nueva estética y una nueva ética; es decir, otra forma de expresar la belleza del mundo, en general, y del trópico boliviano en particular. El surrealismo hispánico -García Lorca y Neruda- echó raíces en las corrientes telúrica y nativista de la poesía camba.
Mientras escribo estas líneas, del fondo de mi computadora afluyen los sones de Sombrero de saó, el taquirari compuesto por Pedro Shimose, y sin duda, el más emblemático escuchado aquí y en ultramar. Le auguro un merecido descanso y un pronto retorno a la tierra de sus amores.

jueves, 21 de septiembre de 2017

reflexiones sobre el amor que valen para todos los tiempos. Christian Rivas se refiere al libro de Manfredo Kempff que escribió ya en 1973 "Filosofía del Amor" que cobra actualidad por las nuevas lecturas que el columnista cita aquí.


El amor en Manfredo Kempff


Sobre el problema del amor, éste fue seriamente estudiado por Manfredo Kempff Mercado en Bolivia, quien publicó su “Filosofía del amor” en 1973, décadas atrás, fue publicado el “Tratado del amor” del argentino José Ingenieros en 1910. La obra Kempff, en la actualidad sería catalogada de políticamente incorrecta, como lo es: “El amor, las mujeres y la muerte” de Arthur Schopenhauer, quien sería duramente criticado por advertir que “el hombre más varonil prefiere a las mujeres más femeninas, y viceversa, pues todo individuo aspira a encontrar el grado de sexualidad que corresponde al suyo”. Las feministas detestan esto, para ellas todo se reduce a lucha de sexos, donde ellas son las oprimidas por el patriarcado machista, así aborrecen instituciones como el matrimonio y la familia, supuestos símbolos de dominación masculina.

Hoy en día, es difícil sostener, como sostiene Buytendijk, que la apariencia femenina implica formas llenas y redondas, rostro menos angulosos, musculatura débil, pelvis amplia, piel fina y desprovista de vellos, cabellera abundante, manos frágiles, pechos en vez de tórax o mencionar que los pechos son suavidad y dulzura, cordialidad materna, que el centro del cuerpo de la mujer es la pelvis y del hombre el tórax y sus hombros anchos; esto puede ser motivo para ser calificado de sexista y misógino cavernario por las feministas y sus amigos (feministos y manginas). Lo mismo, si el biólogo Konrand  Lorenz mencionará que no existe nada más extremo viril que la “mirada de águila”, mientras que la mirada femenina es interior, que descansa sobre las cosas, apacible, peor aún, si dijésemos que el timbre de voz varía las situaciones, porque con una voz grave no se puede hablar ligeramente, mientras que una voz alta, aguda y ligera, se acusa feminidad y falta de seriedad, son ¡horror de horrores!, para los políticamente hipócritas.

Advierte Kempff que sólo la filosofía puede separar el instinto sexual del amor y embarcarse en azarosa aventura. También, Ortega y Gasset escribió su  “Tratado sobre el amor” y definió el enamoramiento como un estado anómalo de la atención que se produce en el hombre normal y sobre todas sus actividades, la atención se centra sobre una persona, como cuando uno está estúpidamente enamorado de alguien, por el contrario, Kempff Mercado, crítica este aspecto del enamoramiento tratado como anomalía, como una cuestión de enfermedad, tristeza, pesimismo como si fuera algo malo estar enamorado, porque, simplemente estamos presos a veces sin darnos cuenta, sin que estemos predispuestos por si, como si estuviéramos predispuestos a odiar o amar al primero que se cruce por la calle.

El amor no puede ser reducido sólo al aspecto espiritual o al físico, a lo erótico o a lo sexual, son ambos aspectos, entonces, no se debe falsamente espiritualizar lo sensible, ni sensualizar lo espiritual, el amor participa de lo erótico y de lo sexual, es ambos, es erotismo espiritual y físico sexual, las uniones duraderas y felices descansan sobre la combinación de lo erótico y lo sexual, dirá Kempff: “sólo la atracción y entendimiento de las almas y los cuerpos entre el hombre y la mujer, asegura la verdadera comunicación espiritual y física que informa el amor verdadero”.

Así se enciende un poco de luz sobre esta parte de la vida humana, reconociendo que este es un asunto sutil y peligroso, para muchos este tema de vital importancia puede significar felicidad o infelicidad en sus vidas, no importa si se vive en una sociedad pobre o rica, socialismo o capitalismo, el amor tiene una importancia subjetiva como todo lo aquí expresado que fácilmente se amolda o no, a la vida de cada persona.
 
El autor es representante del Instituto Libertad, Capitalismo y Empresa (ILCE).

miércoles, 20 de septiembre de 2017

por cierto. el internet y en especial el Facebook, del que se hace mal uso a menudo, por razones de tiempo y de simplicidad están convirtiendo al lenguaje en un "lenguaje de monos" Vargas Llosa se enoja por este fenómeno y pide el retorno al uso del lenguaje y de la literatura con toda su riqueza expresiva y su capacidad de comunicación entre seres humanos.


Vargas Llosa dice que la comunicación en redes es una caricatura de la lengua


  • Mario Vargas Llosa. | Foto de archivo | Agencias
Mario Vargas Llosa calificó hoy de "caricatura de la lengua" la forma de comunicarse en las redes sociales y se mostró convencido de que si la literatura no prevalece, la sociedad corre el peligro de convertirse "en un mundo de monos".
Vargas Llosa presentó hoy en Madrid un libro de ensayo en el que, bajo el título "Conversaciones en Princeton", recoge el curso que impartió en la Universidad de Princeton (Estados Unidos) junto con el catedrático Rubén Gallo, a un grupo de alumnos con los que debatieron el proceso de la escritura del Premio Nobel de Literatura 2010.
Un escritor que se declaró hoy "horrorizado" al comprobar en las redes sociales "en qué se ha convertido el lenguaje", un modo de expresarse que le parece "espantoso" y la negación misma de la literatura.
No obstante, confió en que la literatura prevalezca sobre estas formas de comunicación ya que, en caso contrario, advirtió, vamos hacia "un mundo de monos". "Solo la buena literatura enseña las posibilidades de la lengua, enseña a matizar, a ser preciso, claro y coherente", indicó.
Si la literatura no sobrevive, "la sociedad del futuro no va a ser nada envidiable y ejemplar; puede ser floreciente en tecnologías pero invivible para alguien con sensibilidad y cierta cultura", consideró Vargas Llosa.
Para el escritor hispano peruano, una sociedad "de lectores de buena literatura" es más crítica, más libre y más difícil de manipular.
Aunque explicó que ya no cree en el efecto inmediato de la literatura como cuando era joven, sostiene que es una "fuente indispensable" para la formación de una sociedad democrática y libre.
En el libro presentado hoy se relata cómo, a partir de cinco obras de Vargas Llosa -"Conversación en la catedral", "Historia de Mayta", "¿Quién mató a Palomino Molero", "La fiesta del Chivo" y "El pez en el agua", se debatió en el curso la relación entre Historia y ficción.
En su proceso de escritura, explicó Vargas Llosa, realiza siempre mucha labor de investigación, no como un sociólogo ni como un historiador, "sino para poder mentir con conocimiento de causa".
El Premio Nobel aseguró que a lo largo de los años ha cambiado en su forma de escribir pero confesó que no es consciente "de la naturaleza del cambio".
"Borges dijo que cuando uno empieza a escribir le interesa mucho la complejidad y luego descubre que lo importante es la claridad y hay mucho de cierto en esa teoría", recalcó Vargas Llosa, a quien en sus últimas novelas le ha interesado sobre todo la claridad.
Por eso cree que en su literatura haya ahora más transparencia, un lenguaje menos enrevesado y menos barroco que en sus obras de juventud, una época en la que "se tiene la idea falsa de que la oscuridad representa profundidad. ¡Mentira!", exclamó.
Las lecciones de "Conversación en Princeton", dividido en ocho secciones o ensayos, desvelan el oficio de Vargas Llosa y sus ideas de la literatura en relación al periodismo, la política, el espíritu crítico o la libertad de expresión.
El catedrático Rubén Gallo transcribió las horas de grabación de las clases que se impartieron en el segundo semestre de 2015 y en las que abordaron también aspectos de la actualidad como la amenaza del radicalismo fundamentalista.
Así, el libro incluye el encuentro con el periodista de Charlie Hebdo Philippe Lancon, superviviente del atentado terrorista al semanario ese mismo año, en el que sus testimonios se alternan con las reflexiones de escritor sobre el terrorismo fundamentalista como el gran desafío a las sociedades democráticas.
Además de este libro, Vargas Llosa acaba de terminar de escribir un ensayo, una autobiografía intelectual y política a través de los pensadores que le han marcado a lo largo de su carrera.