Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

quién dice que los poetas no pueden hablar de Política? y si se trata de Política Internacional, mejor todavía y de kataristas y de ponchos rojos...facistas y nazistas? Pedro Shimose

Las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado sacudieron los cimientos de un mundo restaurado sobre las ruinas de la II Guerra Mundial y las tensiones de la Guerra Fría. El bloque comunista no fue ajeno a ese estallido. A principios de 1960, China Popular rompió el movimiento internacional comunista al enfrentarse a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en el norte de China (disputa sobre Mongolia) y en la frontera sur (tratados de cooperación y amistad con la India).

A partir de entonces, surge el maoísmo y China Popular se convierte en aliada de la política antisoviética de EEUU. La alianza tácita entre EEUU y China Popular se hizo patente con la admisión de China Popular en el seno de la ONU, integrándola en el Consejo de Seguridad. La célebre entrevista entre Nixon y Mao (Pekín, febrero de 1972) consolidó dicha alianza.

En 1966, con Mao Zedong y Chou Enlai enfermos y en plena decadencia, surgió un ‘joven’ dirigente de 62 años, llamado Deng Xiaoping (1904-1997), como portavoz de ideas reformistas. Deng fue purgado, pero 11 años después –a la muerte de Chou (enero de 1976) y Mao (septiembre de 1976)– fue readmitido en el Comité Central del PCCh, derrotó a la ‘banda de los cuatro’ (capitaneados por la viuda de Mao, Jiang Qing), liquidó la llamada Revolución Cultural y disolvió la Guardia Roja, modelo chino de los ponchos rojos kataristas (los otros modelos similares son nazis –camisas pardas– y fascistas –camisas negras–).

Desde hace años, la Revolución Cultural katarista intenta imponer la nación aimara en todo el territorio boliviano, mediante un solo caudillo y un partido único (art. 7 del programa inicial del MAS, 2005). Ya circula por el espacio un satélite chino con el nombre de Túpac Katari, hay dos estaciones espaciales chinas en Santa Cruz y La Paz y, hace dos días, grupos de amautas y ponchos rojos, provistos de wiphalas, ocuparon la plaza 24 de Septiembre, de Santa Cruz, durante el jolgorio masista. ¿Qué tal?
En su defensa del capitalismo (1980-1981), 
Deng Xiaoping dijo: “Deberíamos hacer más y hablar menos” (que recuerda el Facta non verba, de Benito Mussolini, copiado por Víctor Paz Estenssoro cuando decía: “Hechos y no palabras”), pero el pensamiento más famoso y más citado de Xiaoping es este: “No importa que el gato sea blanco o negro; mientras pueda cazar ratones es un buen gato”. Ha llegado el momento de preguntarnos: ¿quién es el buen gato y quiénes son los ratones? ¿Qué hace la segunda potencia del mundo en el G-77? El próximo viernes seguiremos la conversa. // Madrid, 24.01.2014