Páginas vistas en total

domingo, 26 de enero de 2014

en nuestro blog: http://boliviaiiprimeraplana.blogspot.es hemos publicado tres textos diferentes sobre las intervenciones de Vargas Llosa en el tiempo de su visita a Santa Cruz, ahora añadimos un cuarto, que compara entre las peroratas de SE en la Asamblea y el coloquio del abigarrado autor. qué diferencia! Manfredo Kemppf

Por mí que S.E. hable 12 horas seguidas en sus informes a la Asamblea, como ha anunciado que podría suceder, porque no me afecta. S.E. habla para los que están encerrados sin escape en el hemiciclo: adormilados asambleístas, pobres e inocentes embajadores invitados, y para sus ministros que no pueden ni pestañear ni dejar de aplaudir. La perorata es sólo para ellos. Que no se equivoque S.E. con eso de que discursea para el pueblo y no para los de la derecha, porque ya hemos visto al pueblo comiendo, charlando y hasta bailando en las calles. Que no piense que en el Chapare, Cuatro Cañadas, Yapacaní o Achacachi, la gente se está peleando por un lugar cerca de la radio o la tele para solazarse con los enrevesados números que lanza al aire.
S.E. puede imitar a Fidel Castro o a Hugo Chávez y está en todo su derecho. Finalmente, son sus bien amados mentores. La gente imita a quienes admira, de eso no cabe duda. Pero, claro, en el caso de estos mensajes presidenciales, a S.E. le está faltando algo de elocuencia, de chispa; ese verbo rotundo, severo, provocador, de Fidel, o la cháchara, larguísima también, pero plagada de anécdotas, poses teatrales, risas irónicas y mentirotas del finado comandante bolivariano. Ahí es donde los asesores de S.E. deberían apuntarle a algo que alivie la tensión, que relaje el rostro adusto del orador.
El miércoles pasado vi a ratos el informe en la Asamblea y solamente oí números de antes y de hoy. Infinidad de números que el pueblo no los entenderá nunca. Sin embargo, para mi alivio, acudí al coloquio de Mario Vargas Llosa que trató sobre temas literarios, humanos, que reconfortan. Poco más de una hora de charla del Premio Nobel – desde hace semanas ha sido declarado casi enemigo público por toda la alta cúpula gubernamental – quedaron cortos para apreciar su pensamiento lúcido. Anteayer en su conferencia sobre la libertad en Latinoamérica sucedió lo mismo. Nadie llegó arreado como ganado hasta los predios de EXPOCRUZ, por el contrario todos pagaron su ingreso.
Sería ocioso hacer comparaciones entre un personaje y otro. Están en las antípodas. Para algunos S.E. resulta un ser superior, mientras otros pensarán que Vargas Llosa tiene ilimitados talentos literarios que valen más que el mando circunstancial. La cuestión está en que uno es intolerante, absolutamente envanecido por el poder, y el otro sólo quiere hablar de libertad, de democracia, de civilizada convivencia.