Páginas vistas en total

lunes, 3 de noviembre de 2014

será conocido ahora y siempre con el título que alguno le puso con acierto "SOLDADO TERAN" es que el poeta Antonio Teran Cabero recibió un homenaje organizado por el Centro Cultural Patiñoque estuvo tan concurrido sea por la popularidad del poeta,sea por las personalidades del mundo cultural de la llajta que Gastón Cornejo retrata en éste invalorable texto

El Centro Cultural y Pedagógico Simón I Patiño organizó un sentido homenaje a uno de los mejores poetas de Bolivia, el sin par “Soldado” Antonio Terán Cabero. Soldado del tiempo, gendarme de la honestidad, cruzado de la bonhomía del coexistir fraternal con sus cófrades bardos, miliciano de la amistad y de la alegría. Conscripto del arte de trabajar la palabra con elocuencia y musicalidad; sobre todo, de encontrar el significado profundo de los vocablos, de modelar en su interioridad la belleza percibida y como caballero andante, rocín y lanza en ristre, soñar y salir por los campos de la dignidad humana. 

Las personalidades invitadas a disecar su poesía fueron relevantes en calidad literaria: la dulce poeta Vilma Tapia y el crítico enjundioso Gabriel Chávez Casazola; rematando la sesión cultural con un hermoso film de entrevistas y elogios de personalidades como Adolfo Cáceres Romero, Augusto Jordán, Benjamín Chávez, Gonzalo Lema, Ramón Rocha, Rosario Quiroga; una película de lujo con música adecuada, imágenes artísticas y contenido selecto. 

Finalmente, su discurso académico; epílogo en el que expuso algunos aspectos sutiles de la poesía, el arte en el tiempo actual, los movimientos sociales, el respeto antropológico a las culturas. En los párrafos sobresalientes logró un mandoble sobre ciertos personajes que sin haber sido nombrados los identificamos ciertamente, esos sepulcros blanqueados de nuestra realidad contemporánea en función pública, los fundamentalistas propugnadores del racismo invertido, los negadores de la historia fundamental de la Patria.

El Soldado habló de la profusión actual de escritos técnicos que aun no frutecen en “una sólida concepción de nuestro destino como país”. Poesía – dijo – “au dessus de la mele”, por encima de la maleza, se escribe tanta o más poesía que nunca; sería cuestión de atisbar donde es preciso, porque en nuestras sociedades inhóspitas los poetas se han convertido en animales de trasmano, cuando no de extramuros y aún de catacumbas. / Nos ha tocado vivir en un mundo desencantado, un siglo XX con el estigma de haber sido el más sangriento de la historia; la experiencia intelectual mundial fue abundosa de pesimismo e incertidumbre, de gestas revolucionarias y escenarios en la búsqueda de un mundo mejor, y hoy estamos ante la amenaza de la extinción de la vida planetaria y el recrudecimiento de las antiguas miserias…./ En la historia de los pueblos sometidos al coloniaje, y a las depredaciones de los poderes imperiales y las oligarquías internas, los procesos de liberación y con ellos el enriquecimiento de las culturas, han surgido una y otra vez de los templos calcinados y de los fracasos constantes. Tal en Bolivia, recientemente, cuando emerge otra posibilidad de resolver injusticias centenarias, y ahora, con un acentuado matiz que incluye a los pueblos indígenas y los torna principales protagonistas de la refundación del país; y sin embargo, pronto aparece la cizaña de ciertos fundamentalismos étnicos que se manifiestan en un racismo al revés, en la negación de una interculturalidad proclamada en posiciones racistas, coludidos por intereses antinacionales. Quienes asesoran la memoria histórica y silencian por ignorancia o por malicia política, saben que el pensamiento indigenista no es reciente y que desde antiguo meritorios intelectuales progresistas expusieron vidas y haciendas en defensa de los grupos sociales subalternizados” ¡Esa fue la voz de un Soldado valiente! ¡Aplausos!